miércoles, 13 de junio de 2018

Y ahora qué?



Y ahora que?


Hemos perdído de vista de forma repentina a M.Rajoy, A Saenz de Santamaría, a Dastis, a Montoro, a Millo, a Mendez de Vigo y a toda la colla del PP, sin haberlo previsto o creido posible en ningún momento.

Podría pasar un milagro así, también con Cataluña?. Libertad de los rehenes políticos, restauración del gobierno legítimo con Puigdemont al frente, instauración efectiva de la República catalana, control propio de las finanzas, la justicia, política exterior, fronteras y todos los ámbitos actualmente aún bajo tutela del Estado y Reino español? .

Sí, podría pasar… y es sencillo con que tan sólo exista una voluntad política… en 2 o 3 fases:

1) el nuevo gobierno del PSOE promueve la descriminalización de los rehenes y exiliados para que puedan quedar libres de cargos y volver a ocupar sus cargos legítimos.

2) Puede ocurrir que se pretenda realizar un enésimo referéndum bajo supervisión internacional, sometiéndose ambas partes de forma vinculante a acatar el resultado (a diferencia de los anteriores, ilegales por un lado, o ilegales por el otro o simplemente ignorados sus resultados por el gobierno español – 21D-)

3) Si no hay referendum sólo hay que negociar los “flequillos” de una transición amistosa a una separación que sea razonable para las partes en litigio. Si hay referéndum el único condicionante sería que hubiera una mayoría favorable a la independencia.

De no ocurrir el milagro.. sólo queda ir ampliando las bases a favor de la independencia, continuar incansablemente exigiendo la libertad de los presos políticos y el retorno libre de cargos de los exiliados, insistir en internacionalizar el conflicto, mediatizar y concienciar a la opinión pública internacional, denunciar todos y cada uno de los atropellos de los que somos víctimas en todas las instancias y sobre todo apoyar el entramado comercial catalán – comercio de proximidad – y si fuera el caso – estar preparados para actuaciones coordinadas de la población tendentes a presionar al gobierno con nuestras reivindicaciones.

Lo demás es… paciencia.

domingo, 27 de mayo de 2018

viernes, 11 de mayo de 2018

La partida sigue


El ás en la manga y nuestro destino, posiblemente durante generaciones, (sin dramatizar por favor), está hoy en manos de la CUP.

Si hace unos días mencionaba en "mi bolita de cristal" los diferentes escenarios posibles en Cataluña, ahora ya se perfiló lo que me temía. El punto 2. Cesión a la presión del Gobierno central pero sin claudicar del todo.

Una variante nueva es hoy, el hecho que la CUP, consecuente con su ideario, vote en contra de la investidura de Quim Torra (el, al menos para mí, gran desconocido) que ha sido designado como sustituto de Puigdemont, ya que se descartó la investidura telemática.

Si la CUP se abstiene, quedará investido Quim Torra y veremos como le hace para obedecer a sus 2 amos, el virreinato del 155 y la República legítima procurando llevar el país a aguas más tranquilas y  soluciones pragmáticas que satisfagan nuestros anhelos.

Si la CUP vota NO a la investidura del Quim,  - vamos de cráneo a nuevas (ahora ya terceras) elecciones -, las cuales, si los partidos independentistas se presentan como lísta única, serían la forma óptima e indiscutible de conocer el pulso de la ciudadanía.

Si los partidos independentistas vuelven a caer en la patraña de presentarse por separado, y la sociedad lo permitimos..., nos tendremos que acostumbrar probablemente a un gobierno de CS con participación del PSC y PP, teledirigido desde Madrid.

Mejor que los responsables de la CUP en caso de votar en contra de la investidura de Quim Torra, tengan atado y muy bien atado un acuerdo con los ótros partidos amistosos para presentarse en lísta única, pues de otro modo  la CUP sería responsble de aliarse (involuntariamente) con CS y los partidos unionistas, facilitandole el camino hacia el control de la Generalitat..

jueves, 10 de mayo de 2018

Los números SI cuadran !




Ayer mi peluquera me dijo que no podía participar en nuestros anhelos de independencia de España pues tenía MIEDO, sí, miedo no solo a las represalias del Estado, sino a perder el empleo, o no poder dar de comer a sus hijos, enfrentarse con la miseria o incluso vivir una nueva guerra, en cuyo caso se iría a vivir de nuevo a Jaén.

Mi empatía está con los asalariados, familias con hijos pequeños, hipotecados y otros esclavos de la vorágine imperialista insaciable que no pueden luchar por unos ideales justos que los pueda sacar de la trampa de los oligarcas represores y que se tienen que conformar con las migajas que les echen si se portan bien.

Sin embargo, éste grupo social en Cataluña, sometido totalmente a los avatares del Gobierno de España, el mismo, sometido totalmente al IBEX-35, al sistema bancario y los grandes lobbies económicos, sólo cuenta con 2,663 millones de individuos, de un censo de electores de 5,553,983.

Hay 1,694.430 jubilados, razonablemente preocupados por el futuro de sus pensiones por la previsible y anunciada fallida económica del gobierno español.

Hay 459,000 parados, no excesivamente contentos con la perspectiva de contratos basura y sueldos de miseria,

Hay 207,000 estudiantes universitarios, que se las ven y se las desean para cubrir el pago de las tasas y cuotas, la falta de presupuestos para I+D, etc.

Hay 303,887 empleados públicos que no deben estar excesivamente motivados por la injerencia de los nuevos amos del imperio.

 Finalmente hay 506,488 autónomos, que tampoco disfrutan con que sus impuestos, en lugar de fomentar las infraestructuras urgentemente necesarias para su desarrollo, se despilfarran en autopistas fallidas, aeropuertos inútiles y chanchullos varios que benefician a algún político de turno.

Todos  éstos otros grupos, harto desmotivados, suman 3,169 Millones de individuos, superando por tanto a aquellos que aun estando totalmente indignados con su actual situación se encuentran atados de pies y manos.

En conclusión: La desobediencia civil y  la resistencia pasiva, como arma contra el actual atropello por parte del Estado es perfectamente realizable, por existir una mayoría  amplia de ciudadanos motivados y sin nada o poco que perder.

Los que navegan a contra-corriente y buscan el Statu-quo, que ya están bien como están ahora y sólo temen el fantasma de las amenazas que les llegan de la Meseta, sepan, que ya nada será igual, todo está en movimiento, todo lo peor que pueda ocurrir, sólo pasará si  no combatimos enérgicamente a quienes nos impiden nuestra libertad y nuestro desarrollo.

martes, 8 de mayo de 2018

Legalidad y Justicia




Lo legal es cumplir las leyes. 

La legalidad no siempre es justa, porqué?

Las leyes para ser justas deben ser consensuadas y aceptadas, idealmente, por todos aquellos que se subordinen a ellas y en democracia al menos por la mayoría de los afectados.

Una ley  aprobada por un colectivo y no así, por otro afectado negativamente NO es justa y debe ser rechazada enérgicamente hasta que sea enmendada y aceptada (legitimada!) por todos los que estén bajo su manto.

En 2006 fue aprobado el Estatuto de Autonomía de Cataluña que contenía todas las leyes por las que se regiría ésta “región” y que fue refrendado por la sociedad catalana, de manera mayoritaria, asegurando así unas reglas de juego uniformes y una paz social pactada entre todas las partes.
En 2010, (28/06) y a instancias de una demanda del PP por el gobierno central,  (nunca mayoritario en Catalunya),  el Estatuto de Catalunya fue recortado judicialmente de forma dramática SIN contar con el voto, o la opinión, o aprobación del pueblo catalán en todos los conceptos primordiales que fueron aceptados en 2006. Se cortó de un plumazo precisamente el ordenamiento jurídico propio, el control propio de la economía, la oficialidad del catalán como lenguaje co-oficial con el castellano, entre otras lindezas, pasando todas éstas atribuciones al control único y exclusivo del gobierno de Madrid, rompiendo así una cualidad esencial de la justicia, la igualdad..

El ejemplo anterior desmantela el argumento del gobierno español (gobernado por el PP – mismo que “retocó” el Estatuto de 2006 -, que únicamente defiende la ley y la legalidad vigente y considera delincuentes a todos aquellos que por justicia se rebelan contra las arbitrariedades cometidas en su nombre en cuanto que han alterado en su beneficio  las propias leyes sin contar con el respaldo de la comunidad afectada por las mismas.

Alguien entiende ahora porqué, entre muchos otros motivos, Catalunya se quiere independizar?

Sin justicia  no hay paz.